Se tendría que buscar con varios programas y diseño un mejor entorno para mascotas. Fotografía: Mxcity.com

Guadalajara, Jalisco. 26 de septiembre del 2017. Con la finalidad de despertar las conciencias de nuestros lectores e informar de estos fenómenos, el objetivo de este artículo (y más que un artículo, una especie de llamado y un poco de opinión del escritor con la disculpa anticipada hacia ustedes) es mediante los pocos datos ofrecer una visión de cómo el urbanismo sirve también a las mascotas y como pueden mejorar su calidad de vida.

Como es bien sabido, desde tiempos inmemoriales, otros seres han acompañados a los humanos en su proceso histórico y de desarrollo en la tierra, entre ellos se cuentan los perros y gatos, que de ser miembros que ayudasen en la ganadería o en la agricultura, se han convertido en compañeros de los humanos. Sin embargo son dos los dilemas que enfrentan las mascotas, los dueños y el entorno urbano o territorial.

Los problemas actuales que las mascotas que enfrentan son básicamente el abandono, cuyos factores se deben a dueños irresponsables y leyes poco severas y laxas para castigarlos, el segundo problema es el entorno urbano que para ellos es hostil en todos sentidos y en tercer punto es la cuestión de salubridad que afecta tanto a mascotas como humanos.

Acorde al veterinario Carlos Esquivel Lacroix de la UNAM, México es el segundo país con más perros (la mascota más común y como ejemplo), sin embargo la mitad no cuenta con un hogar, solo en la Ciudad de México, el 30% de los perros tiene propietario, otro 30% es comunitario y el resto, 40% están en vía pública. Estos datos fueron dispuestos en 2012, por lo que no hay mucha claridad en ellas hoy día, sin embargo las estrategias para solucionar estos problemas pueden encontrarse en otras latitudes.

Un ejemplo de control de perros “con dueños irresponsables” nombre correcto según la OMS y de consciencia de los dueños, se da en Países Bajos, en 1864 surgió la primer agencia canina en la ciudad de La Haya y en 1877 se instaló el primer asilo para perros, durante este tiempo comenzaron a elaborarse las primeras leyes de protección canina, esto debido a que se acostumbraba a echar a los perros a la calle una vez cumplida su ciclo laboral, lo cual a largo plazo generaba problemas sanitarios, entre ellos la Rabia. Tras aumentar los abandonos y con ellos las enfermedades, las leyes entraron en vigor y desde el siglo XIX ya se castigaba a los dueños; en la actualidad el castigo por abandono es de 16,750 Euros y tres años de cárcel, y esto y los programas de control animal del gobierno han permitido que Holanda no presente estos problemas y los dueños de mascotas sean más conscientes del cuidado de estos.

La primera estrategia que se puede tomar para evitar los problemas de salubridad para mascotas y humanos y poder concientizar a sus dueños es en primera cuenta generar leyes severas que busquen garantizar la calidad de vida para las mascotas, que no sean abandonadas y no sufran los estragos de las calles o los antirrábicos, segundo, los castigos deberán ser dignos y enseñar a los demás las consecuencias de un abandono. Esto puede ser acompañado por campañas de concientización, un registro bien llevado de mascotas y dueños así como esterilizaciones, las cuales en una estrategia legal bien formada con un gobierno eficaz y una sociedad que esté dispuesta a cooperar pueden dar buenos resultados.

La segunda estrategia es el diseño y mejora del entorno urbano el cual debe ser incluyente, en este caso para humanos y mascotas, los espacios, los materiales y en general la composición del espacio deben ser aptos para poder generar una armonía en el uso de estos espacios. Una de las opciones son los llamados “Parques caninos” los cuales consisten en espacios verdes exclusivos o con privilegio para perros, aunque los espacios verdes pueden ser diseñados para todos los seres, humanos, perros, gatos, entre otros, ¿cómo? conociendo las necesidades de todos ellos, en el caso de los humanos mucho se habla al respecto, en el caso de perros y gatos, recordemos que los primeros evolucionaron a partir de hábitats que consistían en espacios abiertos, por lo que los paseos y otras actividades deben ser en espacios adaptados, en el caso de los gatos, al ser seres más territoriales, estos espacios deben tomar otras características.

La tendencia actual en cuanto a leyes, programas o espacios es que se diseñan, escriben o forman sin tomar en cuenta a las mascotas que serán los primeros privilegiados, en el caso de los humanos, mucho cuenta nuestra cultura con la educación. Por lo cual para ofrecer una ciudad digna para las mascotas (además de los humanos) la gestión urbana debe ofrecer leyes con garantía de vida digna y castigos para dueños que falten a ella y formar programas que busquen la conciencia y prácticas para que humanos y mascotas puedan convivir en armonía; en cuestiones de entorno urbano y no solo este, arquitectura e incluso ordenamiento territorial deberán tomar en cuenta las necesidades de todos en absoluto para lograr espacios seguros y dignos. Existe y tenemos por lo tanto la tarea de formalizar ciudades, entornos, espacios y en general elementos de toda índole para que las mascotas, ya parte de nuestra vida, puedan integrarse sin problemas y con garantías de una mejor vida.

 

Para saber más:

-El secreto de Holanda para no tener perros callejeros. Diario El Mundo.

-Proponen solución al problema de los perros callejeros. UNAM.

-¿Son buenos los parques caninos? Los parques caninos en Málaga. Etología veterinaria.