Congreso de Brasil de Oscar Niemeyer, uno de los edificios mas conocidos de Brasilia. Fotografía: Traveler. es

Guadalajara, Jalisco, 4 de enero del 2018. Brasilia, capital de la República Federativa de Brasil, se localiza en la región central del país y es la tercera ciudad más poblada por detrás de Río de Janeiro (Río de Enero) y Sao Paulo (San Pablo). Es junto con la ciudad de Chandigahr el ejemplo más llamativo de las ciudades concebidas a partir del movimiento moderno y las ideas desarrolladas principalmente por Le Corbusier.

La ciudad moderna, concebía a partir de trabajos como la Carta de Atenas de 1933 (No confundir con la Carta de Atenas de Patrimonio de 1931) y de otros elementos como la Ciudad Radiante de Le Corbusier y la concepción de la imagen arquitectónica heredada por la Bauhauss y los trabajos de Antonio Sant’Elia, proponían a nivel general una ciudad abierta, en la que grandes moles de cemento, acero y vidrio se levantaran entre la grama verde y los árboles para dar vida a las residencias y otros usos, así como el movimiento mecanizado a partir de vehículos mecánicos como los automóviles, que circularían por las autopistas y otros sistemas que incluían de manera increíble el avión como otra forma de movimiento. A esto, los principios de la funcionalidad y la planta libre se agregaban para formar lo que los arquitectos en ese momento concebían como la ciudad moderna, ideas con las cuales se influenciarían varios profesionales de la arquitectura y el urbanismo.

Antecedentes

Oscar Niemeyer (izquierda) y Lucio Costa (derecha). Fotografía: Pinterest

La concepción de la ciudad de Brasilia puede encontrarse de manera espontánea en el tiempo de la independencia [1], consumada en 1822 y del Imperio Brasileño al comprender la importancia de poblar el interior del territorio, inhóspito en ese momento y contrario a la costa donde se encontraban las ciudades más importantes como Río de Janeiro y Salvador, en la constitución de 1890 se contemplaba ya la posibilidad de cambiar la capital de Río a una ciudad en el Hinterland, incluso en 1922 el presidente Epitacio Pessoa demarcó un terreno de 14,400 km2 para poder construir una ciudad capital [2]; sin embargo este proyecto no se realizó y como tal, fue rescatada en el siglo XX y más en los años cincuenta por el entonces presidente de Brasil, Juscelino Kubitschek.

Construcción del Eje Monumental. Fotografía: abduzeedo.com

Para tal hazaña, el gobierno federal realizó un concurso para los arquitectos y la presentación de sus proyectos, los ganadores fueron Lucio Costa y Oscar Niemeyer, quienes presentaron una planta similar a la de un pájaro y el proyecto de los edificios gubernamentales, la construcción comenzaría en 1956 y culminaría en 1960, dándose la fundación de la ciudad como tal el día 21 de abril del mismo año.

Características urbanas

La propuesta de Lucio Costa consiste en un plano en forma de avión o pájaro, como quiera ser tomado, esta estaría formada por dos ejes, el primero sería el Eje Monumental en el cual se localizarían los edificios gubernamentales, a el cruzaría el Eje Vial en el que se encontrarían las zonas residenciales, en el cruce de ambos ejes se localizaría el Rodoviario, una terminal de autobuses desde donde se haría el movimiento a otros sitios cercanos.

b
Vista de la ciudad de Brasilia, hoy día. Fotografía: Google Earth.

Para la circulación de ambos ejes se diseñaría toda una infraestructura dedicada al automóvil, el cual se consideraba ya en ese tiempo el futuro en la movilidad y la sustitución a la ciudad que se caminaba, la cual se veía obsoleta, esta idea se combinaría con las áreas verdes, que son visibles en el Eje Monumental y en las supercuadras localizadas en el Eje Vial. Aledaño al “Plano Piloto”, nombre que recibe todo el plan urbano de Brasilia, se localiza el Lago Paranoa que sería un regulador climático para la ciudad.

Características arquitectónicas

Oscar Niemeyer, uno de los arquitectos más sobresalientes de Brasil y América Latina, es sin duda alguna uno de los seguidores más conocidos y relevantes de la arquitectura moderna y de Le Corbusier, dentro de la ciudad de Brasilia son conocidos varios edificios de su autoría, entre ellos los palacios de Planalto, Alvorada, Itamarati, la catedral, el museo, entre otros.

Palacio da Alvorada. Fotografía: bol.uol.com.br

En lo que se trata de los palacios, es notoria la influencia del modernismo al utilizar varios de las bases del modernismo, las plantas libres, las fachadas limpias y en ellas fusionar otros elementos como las formas de la hacienda brasileña u otras composiciones que son características del propio Niemeyer, un ejemplo de este, el Palacio de la Alvorada, es visible la forma de las columnas exteriores las cuales guardan una forma característica de U invertidos que es inclusive el símbolo de la ciudad, esta da pie a un espacio libre que simula la entrada al casco de una hacienda y en el interior el uso de los pilares para un espacio más abierto e iluminado.

Las características principales en la arquitectura de Niemeyer son el uso de la luz, de la claridad y la transparencia, así como de otros elementos que no necesiten la división de los espacios, como los pilares o los cables que cuelgan los pisos en el Museo Nacional Honestino Guimaraes de Brasilia. Esto y el uso de formas curvas en sus trabajos dan una forma especial en el trabajo de Niemeyer, el cual es notorio en Brasilia.

Actualidad

Ha casi 58 años de fundada la ciudad de Brasilia, hoy ostenta una población aproximada de dos millones de habitantes y casi cuatro en su zona metropolitana, en 1987 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es la capital de Brasil, una de las ciudades más conocidas y admiradas por los arquitectos y amantes de este y el urbanismo en el mundo.

Ciudad de Brasilia. Fotografía: Pixabay.com

Sin embargo, Brasilia no está exenta de críticas, muchos arquitectos se refieren a ella como un gran monumento al automóvil (Ver Guías de arquitectura Latinoamericana, parte final [3]) y al ofrecer pocas posibilidades al peatón de poder caminar en una ciudad que está claramente diseñada para el coche, la movilidad no motorizada se dificulta, a esto se agrava que el Plano Piloto no puede ser modificado debido a su declaración de Patrimonio de la Humanidad.

Catedral de Braslia, obra de Oscar Niemeyer. Fotografía: Tripadvisor.es

Mas la belleza de Brasilia no está en discusión, es una ciudad fotogénica, linda en su estilo, abierta que llama de una manera misteriosa a quien la observa desde lejos y desde las páginas web. Veamos pues que depara en el futuro al sueño, utopía y realidad de una capital de un país como Brasil.

Para saber más:

-Arrese, A.V; (2004) El movimiento moderno y Brasilia. En: Arrese, A.V; (Compilador) Qué X Qué Arquitectura y ciudad. Buenos Aires, Argentina: Editorial Nobuko (Enlace)

-Bullrich, F. (2010) Ciudades creadas en el siglo XX, Brasilia. En: Segre, R. (Relator). América Latina en su arquitectura, octava edición. Ciudad de México: Editorial Siglo XXI, UNESCO (Enlace)

-Artículo de Brasilia en Plataforma Urbana. (Enlace)

-Página de la UNESCO sobre Brasilia. (Enlace)

-Página de los 50 años de la fundación de Brasilia (Enlace)

-Página del gobierno del Distrito Federal (Enlace)