Escena de “Quien engañó a Rogger Rabbit” de Touchstone Pictures y Amblin Entertaiment (Todos los derechos reservados). Fotografía: snt.com.py

Guadalajara, Jalisco. 11 de enero del 2018. Las artes como la pintura, la escultura y el cine no están exentas de mostrar en sus obras información o la situación de la arquitectura y el urbanismo en el momento en el que fue creado o años posteriores, uno de esos casos fantásticos y que mucha gente al enterarse queda estupefacta, es la muestra del “Escandalo de los tranvías” dentro de la trama de la película “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”, película del año 1988 bajo la dirección de Robert Zemeckis, mismo que dirigió las famosa saga de “Volver al futuro”.

La película

De izquierda a derecha, Eddie Valiant (Bob Hoskins), Jessica Rabbit y Roger Rabbit (Todos los derechos reservados). Fotografía: 90minutos.co

“¿Quién engañó a Roger Rabbit?” se sitúa en la ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos, en 1947 y a la vez se desarrolla en la ciudad ficticia de Toontown (o Bujolandia) donde las caricaturas viven, en este mundo donde los humanos y los dibujos viven en un espacio común el tranvía es una forma de transporte, siendo el propio personaje principal Eddie Valliant (Bob Hoskins) quien lo deja claro ante la pregunta de un niño de si tiene auto, “quien necesita auto en Los Ángeles, nuestro transporte es el mejor del mundo” dice en la versión latina de la película. Sin embargo la trama principal se centra en los intentos de industrias Hoja-Trébol para comprar el tranvía rojo, destruir Bujolandia y poder construir una red de autopistas con los cual se inicia una conspiración en que personajes como Acme son asesinados; otro punto a su favor como película y que lo hace valido y entretenido es la conjunción de caricaturas de los Looney Tunes, Hanna-Barbera, entre otros, personajes con los que la población creció en su infancia.

El detalle importante

 

Tanvías apilados. Fotografía: Wikimedia commons

Sin embargo, para quienes son urbanistas o arquitectos el detalle a tomar en cuenta es la mención sobre los intentos de destruir Bujolandia, la ciudad de las caricaturas y comprar el tranvía rojo para la construcción de autopistas, objetivo de industrias Hoja-Trébol del cual el juez Doom, interpretado por Christopher Lloyd, el doctor Brown de “Volver al Futuro” el cual es una caricatura a final de cuentas.

Esto hace referencia al “Escándalo de los tranvías”, una especie de leyenda urbana en la cual varias compañías como la General Motors, Standard Oil, Firestone, entre otros desmantelaron los sistemas de tranvía de varias ciudades y así poder vender tanto autobuses de diésel y automóviles. Sin embargo, Martin Wachs y Brian D. Taylor de la Universidad de California en Los Ángeles para la BBC en 2014 afirmaron que esta idea de un escándalo o conspiración no tenía mucho sustento, ya que varios factores entre ellos el crecimiento urbano, la crisis de 1929, el aumento en energía eléctrica entre otros ayudaron al desmantelamiento, a esto se suma que las autopistas y el automóvil, eran vistos como un progreso, el futuro en las ciudades.

Mas ello no quita que la trama de la película le dé un hilo interesante y a la vez informativa, otro punto a agregar es que hasta hoy, “Quien engañó a Roger Rabbit” es una de las películas más gustadas dentro del público que es fanática de los dibujos animados, muestran la realidad de la primera mitad del siglo XX de una forma amable y graciosa y queda como una forma de ver la situación de las ciudades en ese tiempo.

 

Para saber más:

-Artículo sobre el escándalo de los tranvías en Plataforma urbana (Enlace)

-¿Hubo una conspiración para acabar con el transporte público en Estados Unidos? Artículo de la BBC (Enlace)

-Información de la película “Quien engañó a Roger Rabbit” en IMDB (Enlace)