Villa Esperanza, ubicada en Guadalajara, México. Localizada en las primeras colonias de inspiración europea y con características higienistas. Fuente. Revisiones GDL

Guadalajara, Jalisco. 25 de mayo del 2021. El movimiento higienista en la planeación urbana ha sido uno de los puntos fundamentales en el urbanismo actual, sus aportaciones y métodos son hasta ahora, utilizados por los arquitectos, urbanistas y todo aquel profesional o ciudadano involucrado. La búsqueda en general de este movimiento es el sano ambiente, así como sus servicios y otros que hacen un entorno agradable para la calidad de vida.

Como tal, el movimiento surge en el siglo XIX, sin duda un periodo de grandes avances y convulsiones que marcaron a la humanidad, pues fue en este donde sucedió la Revolución Industrial, los avances consiguientes así como el surgimiento de nuevas teorías y disciplinas científicas. El higienismo urbano, es el resultado de varios factores, entre ellos el crecimiento explosivo de las ciudades, los problemas sociales que allí imperaban, así como la situación precaria en cuanto a viviendas, la falta de servicios y espacios óptimos para la población.

Todos estos problemas, en algunos casos, generaron enfermedades, y con ello epidemias y decesos, y en general, una paupérrima calidad de vida. Un ejemplo tan conocido es el de Londres de 1854, donde la enfermedad hizo estragos y solo pudo ser combatido gracias a la creatividad del doctor John Snow quien al mapear los casos, dio con la fuente del problema, aguas de nacimientos contaminadas por falta de drenaje y con ello, generar justificaciones para obras futuras.

La introducción del drenaje para la evacuación de aguas negras, el entubamiento del agua potable, la pavimentación de las calles, así como la creación de espacios de recreación, entre ellos verdes, arboladas y abiertas, son los resultados de tales sucesos mencionados anteriormente. Los casos como París, donde Haussman transforma el centro medieval, o Barcelona, donde Cerdá sale de este casco medieval y dota de mejores condiciones en calles, espacios abiertos, viviendas, entre otros, en una zona llamada el ensanche.

Esta corriente se exportará a otros sitios, por ejemplo en América, donde la construcción de los chalets, los espacios abiertos y las calles amplias sustituirá el modelo hispano, llegará con la fuerza tal, que en el futuro será norma en muchos casos y requisitos para la construcción de nuevos segmentos de ciudad. No se concibe la ciudad actual sin servidumbres, espacios traseros, parques, alcantarillado, agua y otros servicios fundamentales.

Los nuevos avances, así como las pandemias y epidemias generan un impacto que lleva a nuevas normas y métodos en la planeación urbana, no cabe la menor duda, que el día de mañana, la pandemia de Covid-19 generará cambios en la forma de ver la ciudad, estando aún en el proceso de construir tal visión, no obstante, el higienismo continuará para dar la garantía de una mejor calidad de vida.